31 jul. 2010

Haga su pedido con tiempo

Carta natal gratuita de un tipo (primera parte)

Mientras usted lee su inquietante informe astrológico, recuerde que las energías interpretadas aquí son su potencial de nacimiento. Sin embargo, usted puede elegir o no, plasmar estas energías de la manera descripta. Su edad, sexo, situación socioeconómica, educación, medio ambiente, nivel de desarrollo, yetísmo y muchos otros factores, contribuyen a la manera en la que usted expresa sus energías natales. Recuerde que los planetas no le obligan a hacer nada. De hecho por algún motivo usted no hace nada. Ellos-los planetas-están ahí colgados, flotantes y tienen una cierta influencia, pero usted siempre tiene el libre albedrío de determinar su propia vida y fracasar por propia voluntad, incluso colaborando en ese proceso.

El informe fue generado con los siguientes datos de nacimiento: masculino, nacido el 1 de Febrero 1973 a las 2:10 en Venado Tuerto, Argentina. En una familia de case media, integrada por gente que cree en dios y no en los ovnis. Que practica la monogamia de manera compulsiva y que está obsesionada con el dinero, las propiedades y los “buenos partidos”.

Su signo solar es Pixies. Este es el signo donde se encuentra su Sol en su carta natal. Su Ascendente está en Tauro, y su Luna está en Virgo.

Sol y Luna en Virgo

Esta combinación astrológica da un individuo un poco quedado e intrascendente que no puede soportar ningún tipo de dieta. Todo en usted es encierro y aparatosidad. Es falso en su auto afirmación y en sus opiniones, y a menudo se vuelve controvertido, polémico y tibio. Su imaginación es fácilmente manipulada y su entusiasmo se enciende y extingue muy rápidamente: alza y desplome, alza y desplome, incluso puede ser apodado “El bolsa”, o “Bolsi”, o “Bolsucha”.
Dado que sus intereses son muy variados e intermitentes, corre el peligro de ser solo el aficionado superficial de muchos proyectos. Toca y se va. Va a la clase uno de cualquier cosa, alardea un poco y desaparece.
En el amor, usted se muestra cauteloso, completamente paranóico y poco jugado. Tiene celos permanentes de cualquier ser viviente y sin motivo aparente.
Aspira a adquirir sabiduría y está ansioso por diseminar el conocimiento que asimila. No parece tener muchos discípulos interesados. Le agarra bronca y sale a dar cabezazos en el subte. En la estación Carranza come panchos.
La clave de un ser más armonioso yace en cultivar tubérculos y ver como crecen. O también en escuchar con atención el fascinante crecimiento de las uñas: cri-cri-cri-criiii…cricricri…cric.
Constantemente vira hacia el descuido y la imprevisión, el desorden y la halitosis, que lo persigue implacable. El pelo le crece muy lentamente y no puede dejar de sentir como perfora su cuero cabelludo: ffff…iiiiii…ffff…ffff…iiiiii…ffff…ffff…iiiiii…ffff…

18 jul. 2010

29 San Pedro



Usted confirma que su letra es de retardado, que su cuenta bancaria sigue en 0 y que en su carta astral hay mucho meteorito. Para colmo de males, revisa su bolsillo de carne y descubre que no tiene ni un centauro. Pero hay muchas promos, ofertas, combos, liquidaciones, sales, dos por uno, lleve hoy y pague mañana, compre algo, deme todo, vuelve al casillero inicial, todos toman. Y usted toma. Toma todo.

Le agarra una desesperación insoportable y empieza a pedir monedas.
Un hombre sin mentón le regala una de un peso. Ahora es su responsabilidad multiplicarla. Como no sabe hacer nada de nada en ningún rubro, decide apostarla a la Solitaria, a ver si hoy se le da.
Pero enfrenta el pavoroso drama permanente de no saber cual es el número adecuado. Sale en busca del sueño bruto para obtener la clave y casi como si fuera a propósito encuentra el lugar: “Charla abierta y paga a cargo de León y Alejandro Rozicherstein acerca de la vida en general y como sacar guita de las piedras en particular”.
La excitación del hallazgo atenta un poco contra el sueño buscado, pero el ingreso a escena de los dos sujetos se convierte en una verdadera bomba del sopor y la bodriez. Rompe su propio récord y en décimas de segundo ya está en el querido mundo subvalorado de los sueños.

Se le arma se le forma un amigo suyo llamado el Gallego que lo opera quirúrgicamente en una zona del cuerpo, sin ningún tipo de conocimientos. Le dice: vos relajate, que esto es una pavada, te lo extirpo en dos minutos y nos vamos al hipódromo a hacer gárgaras.

Al salir, presencia el éxodo de una cena de súper lujo. Gente muy empilchada, mujeres con mini mini carteras, tipos con perfume y zapatos puntudos. Todos vomitan, uno tras otro. Han sufrido una intoxicación colectiva con langostinos albinos. Amanece y un gordo trajeado se mete los ganchos para vomitar. Su gordura no le permite hacerlo de manera natural.
Un e.t pregunta ante la presencia de unos niños: ¿y estos bichitos tan lindos que son? ¿adonde se compran? ¿se pueden comer así crudos?

Le aparece de adentro de un cubilete, el tipo que cobra para ser visto viendo la tele. A un costado y sobre el filo de un Tramontina hay un linyera que ofrece subsidios a la creación artística pero como nadie lo escucha o no se le entiende, nadie aprovecha la propuesta. El dinero pasa a la academia de policía.
Con un megáfono de miga de pan alguien pregunta ¿Que utilidad tiene lo que usted hace? ¿eh? ¿eh? ¿eh? ¿eh?

Tomi vive de alquilarle a los extranjeros, un telón que no se usó para un comercial, con vistas grises de una ciudad inventada por un publicista ingenioso. Gana bastante bien pero se cuestiona todos los Martes y los Miércoles.
Mauricio Moris mira un asalto en el que un tipo con un palo le golpetea en la cabeza a otro, mientras un pato le roba las pelusas del bolsillo.

Ahora es usted el que sale de un recital y tiene relaciones sexuales con una delfín hembra. Una delfina. Tiene un tajito hermoso, hay embarazo y han decidido tenerlo y criarlo juntos. Si hay amor no puede ser malo. Como la poligamia.
Sale a caminar con la idea de la mano hasta perderla a mitad de cuadra. La busca durante cuatro, cinco, siete cuadras sin éxito. No hay recuerdos. Es un poco impresionante la desaparición total de esa minúscula idea. Adiós para siempre.

Un ternero le dice al oído: Las hojas tienen algo de sustancia mágica. El farmacéutico escucha Rush en la Quiaca y les vende ajo en cápsulas y un San Pedro bebé.

Padre e hijo polemizan acerca de si “el ser esto o el ser lo otro” y se gritan un poco demostrando “pasión”. Usted se despierta. Ya tiene el número. Pregunte algo muy polémico para aumentar la violencia entre los filósofos y en plena confusión, retírese lentamente. Si se trajo una erección, exhiba, no sea tímido. Luego, gane la calle y corra como el robot Jaime a la casa de quinela más cercana. Todo ese capital al 29, y mañana levante la cabeza frente a la góndola de los vinos. Si, ese.

12 jul. 2010

Más obras de gobierno

Luego de un afiebrado debate en la cámara baja y otro-también afiebrado-sobre un tema que no tuvo nada que ver con el primero en la cámara alta, se aprobó de manera unánime-salvo por la abstención del diputado Abelardo Ramos-la aceptación de la expresión “ocupado!” que se utiliza cuando usted está en el baño y alguien o algo golpea a la puerta, pero para cualquier situación y ámbito de la vida. Uy dios, no se le entiende nada, ¡pongase los dientes por favor!

Vamos de nuevo. Por ejemplo: Usted con cara adusta y el ceño fruncido dice con autoridad: ¡Ocupado! Mientras hace sus cosas en el baño ¿no? Bueno, ahora el asunto es que se podrá utilizar esta misma fórmula cuando, alguien muy bodrio intente dirigirle la palabra mientras usted ve la tele, o lee una revista: ¡Ocupado! Se acerca otro ser, en la oficina a explicarle un asunto o a pedirle que haga algo y usted: ¡Ocupado! Así, sin mirarlo. Viene su hijo a pedirle una guita para comprar cosas: ¡Ocupado! En una cena en lo de unos familiares de su señora, al ser abordado por el marido de la prima de alguien: Ocupado!

Desde el gobierno se estima que este nuevo decreto mejorará la calidad de vida, la calidad institucional y sobre todo, la oferta cultural, que en esta ciudad es ilimitada. Basta con ver la cartelera de teatro y no lo podés creer. Es como vivir en Francia y Norteamérica pero mejor por que hay off, están las grandes salas, los consagrados, en fin, el que no aprovecha es por que no quiere.
¿Vamos al teatro a ver la última de Alfred Hauser y Guido Kafka? Tiene muy buena crítica… ¡Ocupado!