29 jun. 2010

MARTES MARCIALES

Moda para bebés: Pircings en los codos, las rodillas y el cuero cabelludo. El sujeto entra con todo en el mundo de ser copante y llamar la atención ¡mirenme, mirenme!

Amigo, ¿una monedita para viajar?
Hay que chuparlas un rato y se comienza a alucinar.

Nombres posibles: Juan Cruz, Juan Horca, Juan Picana y Juan Hoguera.

“No, no, no, no es que sea nazi, pero por algún motivo no puedo evitar esa extraña fascinación por las cosas de la segunda guerra mundial, los campos de exterminio, los tanques, los bombarderos…y es verdad, es verdad, no hay una sola conversación en la que no diga la palabra JUDIOS. Los judíos esto, los judíos lo otro. Pero no. No, no, no, no soy nazi, para nada”.

Cualquiera por más pelagatos que sea parece que está “metido en algo” cuando chequea el celular o manda mensajes de texto.

DON CORLEONE
Some day, and that day may never
come, I would like to call upon you
to do me a service in return.

Ah, el señor inmobiliario “vendió”, ¡que exitoso! ¡que suceso sin precedentes en la historia universal!

Ayudenos a cuidar las napas: por favor tire sus soretes en el cesto.

Tampoco se haga el “José originalidad”. Lo de nacer, crecer reproducirse y morir se viene haciendo hace bastante bastante tiempo.

HAGEN (O.S.)
This is Tom Hagen. I'm calling for
Don Corleone, at his request.

BONASERA looks at his WIFE, with deep anxiety in his eyes. BONASERA's lips are suddenly dry.

BONASERA
Yes, I understand. I'm listening.

HAGEN (O.S.)
You owe the Don a service. In one
hour, not before, perhaps later, he
will be at your funeral parlor to
ask for your help. Be there to
greet him. If you have any
objections speak now, and I'll
inform him.

Silence. BONASERA stutters, then speaks in fright.

BONASERA
Anything...Anything the Godfather
wishes.

HAGEN (O.S.)
Good. He never doubted you.

BONASERA
The Don himself is coming to me
tonight?

HAGEN (O.S.)
Yes.
(click)

Los anteojos negros garantizan un aspecto de “piola” a prácticamente cualquier usuario. Incluso a su abuela. Pruebe.

Ella pescó lo mismo y lo anotó. Yo lo olvidé casi de inmediato y me distraje mirándole las piernas. Tiene dos.

DON CORLEONE
Well my friend, are you ready to do
me this service?

26 jun. 2010

¡Alerta!

Usted se hace el piola, el traductor copado, el público de teatro interesante, el yo esto y yo lo otro, pero su computadora, su querida laptep, su spam personal y sus correos aleatorios, consideran que usted es puto. Si señor: le mandan publicidad para putos, ofertas polémicas, estrenos de eventos sospechosos, todo para el puto. Así que, se podría decir que su máquina ya lo aceptó ¿y usted? ¿para cuando? No es tan grave, no sea boludo. Son solo fluidos.

24 jun. 2010

OTROS TRABAJOS PARA USTED QUE SE ANDA QUEJANDO

Desmotivador para maratones: Para este puesto hace falta un buen estado físico. La tarea comienza anotándose en alguna maratón de esas que ahora hay cada tres días. Entreverado con los verdaderos corredores, arranca y a los pocos minutos comienza a bajar una línea muy derrotista entre los corredores cercanos: uf, recién salimos…¿cuánto falta? ¡Esto es una locura! ¿cómo vamos a correr 4 kilómetros? Son como… ¡40 cuadras! Imposible…otra es parar a tomar algo y caminar…si igual a la larga o a la corta nos vamos a recagar muriendo… ¡Ahí hay un bar!

Tapador de vidrieras: Uh, este es lindo lindo trabajo. La cosa consiste en salir a pasear por la ciudad y al detectar alguna vidriera que lo merezca, el grupo se le planta como mirando, en montón. Y se pasan varias horas, taponando la visual del comercio castigado ¿y por qué está castigado el comercio? Por careros hijos de una gran puta. ¡Inflacionistas asesinos! Tranquilo, tranquilo, es un trabajo nada más, no demuestre su pasión todo el tiempo.

Neutralizador de gritones: Para este laburo, hay que disponer de una buena voz, digamos de Basso buffo. La cosa es que hay que detectar gente que habla a alto volumen, molestando a troche y moche. El trabajador se acerca y se involucra con toda su potencia: Si, claro, tenés razón los franceses son un pueblo decadente! O: por fin se terminó el fútbol fascista de los italianos! Los africanos hasta que no terminen con esas cornetas y se concentren un poco que se olviden de jugar a la pelota! Y así toda la jornada, que es de 5 horas por el desgaste vocal que genera.

Este puesto es vital para la sociedad: es el gritador de goles en lugares tranquilos y fuera del horario de los partidos. Buena paga, premios por rendimiento y horario flexible.

Por último, se propone para mejorar la transmisión del mundial, que viene bastante irritante, reemplazar a los tipos que transmiten los partidos, por un dúo de señoras mayores con buena dicción y don de gente. Trabajo temporario, ameno y bien pagado.
Señores, señoras, saquen una hoja! Trabajo hay, así que paremos un poco la moto y agarremos la carretilla.

16 jun. 2010

¡La furia!


Si, si, si, claro, claro…Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!Jaaahajahahaaascascarrarrrjajajaj!!!!

Y tampoco pongas esa cara de "soy experto en fútbol", o estarías trabajando de entrenador, o en el cuerpo técnico, o en algo relacionado, y no en esa empresa medio afeminada en la que reportás cada día. Bueno, bueno es que Jonás esto, Jonás lo otro, el carrilero que no sube, Heinze lo de más allá.
Paren las cornetas por dios!

14 jun. 2010

PERSONAS REALES VIVAS GRATIS


Alberto Garchunoff

Alberto tiene mucha guita y va a una subasta en Europa o en Norteamérica o en Austria, y se engancha en un remate de obras de arte, supongamos, de Modigliani, Rembrandt, esteee, que se yo, Paul Kleensky y así. Lo tope de lo tope, lo muy muy y lo más más. Compra todo, total, tiene mucha pero mucha guita. Si en el remate alguien dice: ¡3000! Acá…3000. Garchunoff de puro guacho grita: 10000…acá…tratemos de tirar números redondos chicos, gracias.
Llega a la casa y dice: bue, a ver este Rembrandt venga para acá. Y meta brocha, meta pinelito; un poco de azul, un poco de esto otro, acá perforación, le pego un botón naranja… y ya está, como nuevo. Después prende un espiral por que hay mosquito. Parece que llegó el mosquito. Toma un chupito de algo y agarra el Modigliani: a ver, vaaamos a ver. Estos cuellos se acortan…todo esto pasa a negro, pegamos unas figuritas de futbolistas uruguayos del 80, acá unos Kalkitos, más violeta en pintitas y así…ya está.
Un mes después organiza su muestra en el MOLCLMONK, un espacio nuevo muy top. La cosa se llama… Alberto Garchunoff. Un pintor copante al que no le tiembla el pulso. Y la gente va y toma sus vinitos, comenta cositas, dice esto y lo otro y después agarran y se van a otro lado. Alberto Garchunoff lo pasó bien, aunque ya está pensando un nuevo proyecto para gastar más guita, total, tiene mucha. Tal vez algo con libros antiguos… puede ser, puede ser, puede ser.
Perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, ¿y la foto? Ahhh…¿esa foto? No se, no se, no se, no se, no se, creo que es la “Nuria”… dandole a Pedrito para que deje de romper los huevos.

9 jun. 2010

POR FAVOR, A VER SI PARAMOS CON LO DE DAR ORDENES


Aparentemente, la modalidad más expandida en esta época oscura, es que un grupo de piolas le de ordenes a un gran lote de no-piolas:
Llame ya y duplique sus puntos.
Hola! No corte!
Compre 2 iguales y lleve 1 gratis
Demostrá tu pasión
Ahorre hasta 20$
No pague de más
Comuniquese siempre
Sentí esto sentí lo otro
Animate a más
Disfrutá más

Creo que la más irritante es la que pide “demostrar tu pasión”…
¿Así que querés que demostremos nuestra pasión, hijo de puta? Eh! Pará, pará, tranquilo campeón, no es personal. ¿Ah, ni siquiera es personal? Entonces vamos a salir a cazar creativos publicitarios ingeniosos con trampas para osos ¿es suficiente pasión? Bueno, nos podemos pintar la cara de celeste y blanco y poner cara de patriotas. ¿Así está bien? O podemos hacerle algo salvaje a tus hijos ¿Más pasión? Bueno, quedamos así.
Perdón, perdón, perdón... ¿y la foto que tiene que ver? Ah, no se, nada, es el toro Anabella y una tremenda cogida ¿bonita, no? Y tu, Julio Aparicio, a tocar los cojones a otro sitio.