10 oct. 2009

Mateo Lusinchi, el tipo que interpreta el I Ching




Agarra las monedas y hace la cosa, la tirada. Le sale lo siguiente:
“Seis en el tercer puesto significa:
Inmerecida desgracia:
La vaca que alguien dejara estacada,
es ganancia del andariego, pérdida del andariego”.
“Toda labor debe realizarse por ella misma, tal como el tiempo y el lugar lo requieren y sin codiciar de reojo un posible éxito, pues de ese modo dará su fruto y lo que se emprenda tendrá éxito”.

Ahá…o sea que la vaca ¿está estacada? Mmhhh…bueno, ya entendí: hoy voy a hacer todo lo que los repartidores de volantes callejeros me indiquen ¿está bien? Bueno, yo interpreto eso.

Mateo arranca y sale a caminar. Como a las 11:35 am. recibe el primer volante publicitario:
Mateo no lo duda e ingresa al local. Recibe una tintura con lavado sin mentiras. El color es magenta, y le gusta bastante. El corte lo hace parecerse aún más a Quique Dapiaggi.
13:39 pm. Empeña su reloj y agradece la confidencialidad y la resolución inmediata. Ahora tiene cash.
14:56 pm. Se entrevista con la Sra. Lucía y soluciona todos sus problemas. Sale destrabado y abre caminos.
15:43 pm. Raspa y gana. La suerte no para. Se mete en un curso de disco rígido y en otro de inglés completo acelerado. Parece que el día ya está hecho, pero no, esto sigue y sigue. La vida es buena si te arman la agenda.
19:50 pm. Gasta 14$ en un quiche de pechuga de pollo y vegetales al wok. Se pregunta el significado de la palabra quiche mientras come. No está mal aunque un poco poco.
22:11 pm. Invierte 15$ en una promo de canibalismo en un campo de exterminio.

Camina sin rumbo esperando más volantes que le indiquen como seguir, pero es tarde, todos duermen la mona. Vuelve a su madriguera a lanzar de nuevo las monedas mutantes.

2 oct. 2009

50 El pan

Pasan los días y su nivel de ganancias es nulo. Revisa sus bolsillos delanteros, los traseros, y unos medio a media pierna que tiene, y no hay nada. Está en cero total. Pobre en serio. Pero descubre que junto a usted está dormido un señor armenio. Dice que es armenio, pero no habla ni una sola palabra de armenio. En fin, otro chanta con ganas de pertenecer a algún club. Le revisa los bolsillos y encuentra un rublo, una curita, una imagen del papa Pío XII vestido de señora y una bala de plata con la punta no se qué. Algo de boludo fanático de las armas. Blablabla las armas, bla bla bla las balas. Si, si, claro.

La cuestión es que agarra todo y se va a apostar a la casa de buceo más cercana. Llega todo atolondrado, pero no tiene el número. Nadie le acerca ni un datito, nada. Entonces busca del sueño bruto una vez más. Camina dos cuadras a la derecha, otra más a la derecha, dos más a la ultra derecha, y se topa con un local de la unión cívica radical. Si, ra-di-cal. Por suerte hay un grupo de gente de Cobos que tiene la palabra. Cuentan su proyecto de país. En pocos segundos usted cae fulminado y entra en el sueño salvaje. Se le arma en ese lugar tan querido, una jauría de perros persiguiendo a un caballo tordillo, al verlo lo dejan ir-al caballo-y se acercan en actitud patética buscando cariño, moviendo la cola. Desde una casa prefabricada, en una ventana con balcón, una chica poseída por el diábolo se contorsiona como un escorpión. Se enoja por su presencia-la suya-y pone cara de orto. El paisaje es con hiper colores saturados y árboles sin hojas, solo ramas. Terrorífico pero lindo si sabe manejar el tema del miedo.

Aparece un tipo con gorra de pileta que lo intima a elegir entre el mundo de la realidad pura o el de la ficción pura. A lo que renuncie, es para siempre. Y se queda en el otro. ¿Se entiende?

Aparece (si, repite "aparece") un tipo que se presenta como “El generador de falsas expectativas para turistas”. En una jornada de 40 grados centígrados dice:…Bueno, me voy a la pile, chaaau… Pero no hay pile. También protesta por lo amontonado de las cabañas con su…”Gritería sexual exagerada”. Por último, es condenado a vivir con lo que le corresponde a nivel animal, obteniendo este número de la división entre la población total de animales y la población mundial. La cosa es que le toca lo siguiente, y arréglese: 3 vacas y media, 16 gallinas y un poquito más, 156 perros, 191 gatos, 12543 hormigas y así…Se lo dan todo junto, junto a un pan gigante para siempre. Es todo suyo.

Se despierta con una erección seca, dura y apretada. El panorama en el local, el “comité”, es angustiante. Cobos en persona está comiendo una pata de pollo con las manos, y hace un ruido asqueroso, como de chupar y masticar y ser Cobos, todo al mismo tiempo. Incorpórese lo más rápido que pueda, lance alguna maldición maleva y corra a lo de Bocho y Nela. Su apuesta es todo al 50. Mañana pida ravioles doble tuco doble pesto doble queso doble Nelson. Y doble vino.