28 feb. 2009

C¨:-¿'))&

Litiooooo litioooooo grita Alberto por la avenida Entre Ríos, pero la gente es mala y no le da nada. Y Laureano Esmukler∗ que anda emocionado y muy bodrio arranca con un poema que dice así:

Gracias, muy bueno muy rico muy interesante
un tema fasci-nante, genial, ja ja ja j
C: CÑ? Emoticon alegre C^+ Emoticon triste )ñ¨
bueno lo que importa es la actitud.
Yo te quiero, te quiero en serio maldita seas,
y esta es mi manera de decírtelo =¨´:,
quiere decir que estoy acá,
por siempre para vos, acá, en Córdoba y Pringles,
en el mismo lugar en el que vos perdiste tu D.N.I y tu C.U.I.T.
¿Te acordás? Yo tenía un pantalón Baggie
beige con suspensores celestes con el elástico vencido.
¿Te acordás? Y unas medias Penguin celestes con topper celestes?
¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás?
Y una remera Lacoste, Almirante Lacoste, si, celeste
¿te acordás? Y… otras cosas.
Y tomamos un helado en heladerías Massera.
No sé, cosas. Me pasan cosas con vos. Con vos.
Bueno, no nos veamos por un tiempo. No se, ponele ¿15 años? ¿12 años?
Me parece bueno que pase un tiempo importante, no se ¿20 años?
¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás?
¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás?
¿Te acordás? ¿Te acordás?¿Te acordás? ¿Te acordás? ¿Te acordás?
¿Te acordás?¿Te acordás? Y yo estoy aquí…

∗tipo de poca monta

17 feb. 2009

20 La Fiesta

Usted tiene una nueva crisis relacionada con “su importancia personal”. Se desespera y como es bastante tonto, agarra y se busca en el Google. Escribe su nombre y nada, ni una cosita. Se impacienta y se busca en esa otra cosa que sirve para ubicar personas, y tampoco. Usted no existe amiguito. Prende la tele, mira canales, enciende la radio y compra todos los diarios y revistas. Nada, no sale nada acerca de usted. Prueba en Facebook, en notebook y en ibook con idéntica suerte. O sea, mala suerte. Prueba en Veraz, y ahí si. Ahhhhh, su nombre completo, es usted! Usted está vivo y existe!! Alivio general y hormigueo en la mollera. Pero de paso, observa con gran preocupación que está endeudado hasta la manija. Debe mucha mucha platita. Entoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooonces, revisa su attaché-por que ahora tiene attaché- y encuentra una lupa con la que molesta insectos con gran complicidad del sol, una pepita de uva muy seca, el formulario F454 para hacer un trámite que no se acuerda bien cual era en la DGI, una bombilla, una chequera para el Ital-Park, un autógrafo de Alcides Giggia y un billete de 5 rublos. La oportunidad está ahí, servida en bandeja. Necesita el artefacto número, que lo conduzca a la felicidad infinita, salvo que usted sea muy muy hincha pelotas y tenga otros planes.
Penetra en una reunión de jóvenes que se reunen con fines artísticos. Hay escritores jóvenes, fotógrafos jóvenes, diseñadores jóvenes, y público joven. El local está ambientado para jóvenes y pasan música joven. Hasta el vino que sirven, es un vino joven. Perfecto. Usted se mezcla entre los jóvenes y se acomoda en una habitación en la que dan teatro joven, en una especie de happening-perforrrmerr joven. Casi de inmediato, lo invade el querido sueño bruto. Tac. Ya está ahí, en la sustancia. Se le arma se le forma una ensalada de hilos de chaucha y hollejos de pomelo y un señor que vende un cuento inédito de Borges que se llama: Tengo un problema en la verga. El cuento, no el señor, el señor se llama Claudius.
Viaja en subte y observa un encuentro entre dos miembros de una secta secreta de gordos tomadores de cerveza que se ceden el asiento unos a otros. Su primo, pero que no es su verdadero primo, sino, el hijo de un amigo de su vieja, que…¿qué dijimos? Bueno, bueno, me pareció importante aclarar esto. Retome por favor!
La cosa es que ese sujeto fabrica un control remoto universal y lo aplica para el bien, de manera justa y equilibrada. Escarmienta energúmenos con los superpoderes de su control remoto divino. Les sube el volumen al máximo en los autos y se los baja hasta el apagón. Cambia de canal o apaga las televisiones de los bares, de las vidrieras, en las casas vecinas, en fin, imparte justicia electrónica. Sale del pozo y se tropieza con el cuerpo diplomático. Lo agarra y lo mete en la compostera de Alberto, que siempre anda buscando algún cuerpo. Mira al fuego hacer lo suyo, estirarse con el viento y trabajar a destajo.
Aproveche el apagón final y la ovación fanática de los fans. A ese peladito que está ahí, castiguelo como Benny Hill, a la chica joven de remera violeta, si, a esa, pasele la lengua por el cuello, y ahora si, agarre esas botas de esquiador, coloqueselas y corra, corra, corra vaya y digale. Llegue a su casa amiga de quinela, coma un masticable de Ananá y muy cancheramente, pida el 20. Mañana paga todo y le va a quedar incluso, para comprar una docena de churros rellenos. Calentitos.

15 feb. 2009

64 Llanto



Usted tiene vacaciones y agarra y se arma un plan imposible para disfrutar todo lo que pueda a todo lo que de. Memoriza palabras de 7 letras para el scrabblebleble, compra vino y suero antiofídico. Se da la doble, la triple, la BCG, y la MANTÚ. La Sabin no por que tiene un regusto un poco amargo, como de menesunda y usted no quiere recaer, anda bien así a pelo. Ñam-ñam, estoy bien, estoy bien.
Agarra el Siam Di Tella celeste cielo argentino y se pone en la ruta. Maneja, asoma el codo por la ventanilla y pitándose un buen faso enfila para el escolaso. No, mentira, se va de vacaciones con su señora, el nene, la nena, el perro, el pez espada, la suegra, la momia beige y la enciclopedia británica. Incluso lleva los dos tomos color cremita dedicados a medicina familiar. Usted está dispuesto a ganar todas las discusiones.
En el primer peaje observa aterrado que no tiene un sope. Nada. Como es tarde, encara marcha atrás… eeeeeeeeeehhhh (ruido de marcha atrás) eeeeeeeeeehhhhhh. Es una larga larga marcha atrás.
Apaga el motor y piensa. Su familia lo respeta, y permanece en silencio, salvo la momia beige que gime así: Aaaahhhhhhhhhh. Aaaahhhhhhhhhh. Aaaahhhhhhhhhh.
Aaaahhhhhhhhhh.
Aaaahhhhhhhhhh.
Aaaahhhhhhhhhh.

Resuelve revisar todo el equipaje, en busca de valores, divisas, capitales. Encuentra el puerquito de cerámica de su suegra, lo sacude y algo suena. Lo rompe sin miramientos con el criket y obtiene un par de monedas egipcias, un baucher, una promo, un ticket, y un un un lokyon.
Agarra, se desnuda y corre por la ruta a apostar, que tanto. Pero cae en la cuenta de su falta de número. Se frena, toma aire, y casi milagrosamente, observa que a un costado de la ruta, en una villa, dan una retrospectiva de algo del Malba en una sucursal de Proa. Perfecto. Compra su tickete y se mete todo agitado. Se mezcla entre la multitud, se camufla, mira todo, esquiva las bandadas de gente con paragolpes en los ojos y llega al lugar indicado: una instalación de video arte curada por Yeimi Sommers.
Se acomoda, se desabroche el botón, y se apalanca entre la multitud de personas. Se va relajando, en busca del sueño bruto, y aprovecha el discurso de apertura para entrar en el mundo correcto.
Se le se le se le va formando, una persona en estado de niñez, tratando de hacer una tarta, y una pileta portátil con azul cromado. Llega Neurón, el superhéroe que ayuda a los boludos y se arreglan muchos asuntos.
Sueltan el tráfico y se queda con su bicicleta entre autos enfurecidos. Adelante van Pol y Nas que lo esperan. Otto atiende un kiosko que vende comida en España. Tienen golosinas argentinas como el gauchito del mundial.
Le comenta seriamente a alguien que una de las diferencias entre el campo y la ciudad es que los insectos que uno ve caminando en el suelo o las paredes o volando por el aire, realmente existen. Una señora le explica que opinar sobre el aborto es un poco de maricotas. Es un tema claramente femenino, como las toallitas o la lactancia. ¿usted que pito toca? Amiguito, usted no tiene nada que hacer ahí, si quiere ayudar, vaya a juntar leña.
Comienza a llorar como una tormenta de verano y es invitado a trabajar en un proyecto con alguien muy capo, estilo Peter Sellers pero en el cuerpo de otra persona conocida suya, no amiga, conocida. Bueno, bueno, no arranques con estos detalles de neurótico, no interesan. Dale ritmo, 4 chistes y un remate. Ponéle gráfica, mucha gráfica. Te diría que lo tapes todo con gráfica.
El tipo le presta una camioneta ranchera para que vaya a buscar una cosa y vuelva. Usted se sienta en el asiento del copiloto, llorando y la camioneta anda sola. Tiene poco lugar y va un poco apretado. Un rato después está terminando de cenar en lo del tipo, llorando y éste le propone terminar el trabajo, que por algún motivo permanece en la camioneta. Propone bajar a buscarlo y usted confiesa que no sabe como volvió, pero no tiene la camioneta. La tiene que ir a buscar, llorando. Tampoco se acuerda la dirección. El tipo pierde la paciencia y anota la dirección en una hoja de cuaderno y la arranca. Usted se va convencido que el tipo cree que usted es tonto. Se mete en un playón de taxis pero algo no le gusta y decide caminar ligero. A los pocos metros está perdido, en una zona polémica, con la certeza de ser asaltado. Corre! Corre! Corre! Ay, ay, ay, quiero mi mapa de la inseguridad!
En fin. Espabile, acomode el asunto, salude a la chica que le sostuvo la cabeza, sequese la baba, y acelere con determinación. Una vez en la calle, salte como un grillo a su casa amiga de quiniela y grite fuerte y claro: 64, 64!!!

14 feb. 2009

Científicas observaciones veraniegas

-Cuises muy paranoicos que salen al atardecer a roer.
-Una polilla que muere abrazada a la mecha de una vela.
-Una araña con ojos blancos y mirada muy agradable.
-El boxeador Narvaez se juega en la ruleta rusa.
-El pulpo vivo es chicloso.
-Una señora muy chafa estilo psicóloga argentina con peinado Joplin, túnica y collares.
-Gente que al fotografiarse en grupo acerca las cabezas, unas con otras.
-Mucho insecto adicto a la luz.
-Una casa amueblada para alquilar por día que tiene parrilla y viene con una señora que mira la tele.
-Un pájaro que canta un poco deprimido, otro que emite un chiflido enérgico y tríos de loros que vuelan charlando de algo muy interesante.
-Un tipo que marca el escalón en la nieva con un pico.
-30 buitres comiendo una vaca muerta.
-El pavoroso drama del insecto que cae víctima del alcoholismo en un solo trago. Permanece ebrio junto al hielo, anestesiado. Al beber el humano propietario del trago, la reacción del insecto es la de picar con toda la furia el labio del bebedor, aunque sea Mickey Rourke. Una tragedia.

12 feb. 2009

Stencil para suicidas

Usted recorta en una radiografía la forma que más le guste, si no sabe hacerlo por problemas de motricidad fina, puede contratar a La Lombriz para que se lo haga. Luego, consigue un revólver de bajo calibre y una bala. A continuación, selecciona el lugar en el que quiere dejar la cosa, su firma. Coloca el stencil apoyado en la pared, se pone de perfil, lleva el caño a su sien-a la suya-y aprieta el gatillo. Ya está. Un hermoso trabajo compuesto de sangre y sesos permanecerá para siempre en esa pared, por que yo no voy a limpiarlo… ¿y? Nada, eso. ¿Qué, tiene que pasar algo más? ¿Un monstruo que explota? Y no estaría nada mal.

5 feb. 2009

21 MUJER

USTED… Usted… aaaaahhh… me agarra sueño de solo pensar en usted y su vidita pequeñoburguesa miserable. Usted y su creencia de inmortalidad, que le permite seguir haciendo la plancha en esta piscina de mediocridad y chatura. Ah, bueno, bueno, bueno… parece que el señor leyó medio libro y ahora viene a opinar con un tonito bastante irritante sobre cosas importantes… en fin.
Está en la fila del banco. Quiere que le presten plata para gastar y comprar cosas. Tiene que consumir algo urgente, hoy sin falta, a primera hora, es así. Pero en el banco, un tipo con cara de tiburón martillo le dice que ni lo sueñe, que para recibir dinero tiene que tener una cuenta, y para abrir una cuenta necesita tener plata, una propiedad, pagar facturas a su nombre, cuit, cuil, cuis, algo. Usted intenta explicarle que si tuviera plata no estaría ahí pidiendo como un méndigo. No hay caso. Usted-por dios no olvide que estamos hablando siempre de usted-comienza a gritar como un chancho en piedra. En segundos es expulsado por los tipos de seguridad, una gente muy pobre que cuida el dinero del banco. Sale enfurecido planeando su terrible venganza. Revisa su necessaire-por que ahora usa necessaire- y encuentra unas cremas anti-age, unas píldoras para el píloro, carqueja trop, Paratropina, Burquina Faso, y una moneda de 2 lokyon con la cara de Ivar Stafuzza.
Bueno, la cosa camina. Ahora precisa El número, el numerito. Entonces agarra y se mete en una reunión de gente que discute algo no muy importante, algo digamos, secundario. Usted tiene su pequeña bomba y la lanza: … Bueno, bueno, te lo tomo, te lo tomo, pero Condoleeza Rice es mujer y es negra. Ajá ¿Y? Nada, eso, que no tiene nada que ver el color ni el género, se puede ser un sorete en cualquier grupo. Ajá ¿y? No se, dame una guita ¿no ves que tengo ortodoncia?
Recibe una paliza contundente por salame y tiene que huir a buscar otro sitio revelador.
Encuentra un recital de poesía y no lo duda. Llega justo para escuchar un poema de Gilberto Blaustein, el poeta visionario. Se acomoda junto a una señora fanática del poeta, y la toma de la mano. La señora está emocionada y se deja. Escuchan juntos a Gilberto. El poema se llama “Anteojos” y dice así:

Anteojos para leer
Anteojos de ver
Anteojos para buscar los anteojos
Anteojos para manejar maquinaria pesada
Anteojos para atinarle al inodoro
Anteojos para mirar la tele
Anteojos para buscar los remedios para los ojos
Anteojitos y antifaces
Antojos de mujer preñada
Anti-ojos
Anti-parras
Viva Parra y toda su familia de parras.

La cosa sigue, pero usted ya está acurrucado en la fanática y se introduce de lleno en ese mundo paralelo, el mundo que le proporcionará el número.
Se le arma una mesa de carpintero con unos peces tropicales arriba, flotantes y hambrientos de aserrín.
Es invitado a una granja suburbana. Hay caballos blancos de un material plástico, que fueron usados para “filmar un comercial”. Hay una bodega con vinos desconocidos y frasquitos con pastas de alimentos. Llegan unos invitados, y hay una chica linda que se ríe de usted, pero en el mal sentido. El vecino tiene perros inteligentes y muy soberbios. El dueño pide mover cosas que él solo no puede a una playa cercana.
¿Qué culo quién? Pregunta alguien que nada quiere perderse. Siguen el rastro de huellas de animales con formas de letras. Llegan a una cueva en la que vive una termita que se come los signos de puntuación de los libros. Y está muy contenta.

Lo despierta el aplauso rabioso de la fanática de Gilberto. Incorpórese como pueda, sueltele la mano, si se le complicó ahí abajo haga algo, por ejemplo, empezar terapia y no lo dude, gane la calle. Ya sabe el resto. Su número es el 21.