30 jun. 2008

22 jun. 2008

Nuevos oficios humanos

El dudante. Este trabajo es fundamental para el país. El elegido se acerca lentamente a personas que aparentemente están decididas a algo y les inocula el germen de la duda. ¿Seguro te vas a inscribir en arquitectura? Hay matemáticas, física, no es nada fácil nena, eh! O: Epa, epa! Chocolate granizado? Mm…pensálo, tomáte un tiempo más.

Trabajo infantil: Es un lindo puesto para realizar en un restaurante, es un servicio extra que ofrece el restaurante: Un niño adicto al pegamento servirá para neutralizar a los comensales bodrios. Cuando el cliente-generalmente señora- llama al mozo y pide un poco más de cocción al bife, o más gas en el agua con gas, o algo, el mozo envía a Walter a la mesa a pedir, a hablar y a acosar.
Dos minutos es suficiente. Es una actividad funcional y educativa. El marido, agradecido.

Para el siguiente empleo es importante tener nervios de acero y buen pulso.
La tarea consiste en señalar cosas y decir a máximo volumen de que color son: marrón!! O: beige!!

En este realmente hace falta gente. Es el cuestionador de guía de turismo o de guía de museos. La actividad consiste en infiltrarse en, por ejemplo, un grupo que pasea por el museo de ciencias naturales, y escucha atentamente al guía. El tipo afirma que los neandertales hacían esto y lo otro y que en el paleolítico pasaba una cosa así y asá. Todo muy cancheramente ¿y vos como sabes? ¿Estuviste ahí? ¿Estás tan tan seguro como para decirlo con ese tonito ? Bajemos un cambio!

Opinador en estudio jurídico. Al igual que los amigos de los mecánicos, que opinan y aportan lo suyo, mientras el mecánico hace el trabajo, en el estudio jurídico, habrá un tipo que dará su parecer. Que chances de ganar o de perder tiene el cliente, cuanto se puede sacar, etc.
No! si te divorciás, vas a perder la casa, la tenencia del nene y tu señora se consigue un tipo en una semana. Estás frito, bah, yo que sé me parece, preguntale al doctor mejor. ¿Hago unos mates?

El que avisa la llegada del subte. Este es fácil, pero muy importante. Requiere una concentración alta y don de gente. La formación ingresa a toda velocidad a la estación y usted la señala, mira a los pasajeros que aguardan, y grita, firme y claro: ahí viene el subte!! Es importante no caer en la tentación de saludar al chofer.

El cizañero urbano: un tipo que genere la discusión en las situaciones en las que nadie quiere discutir o pelear: un tipo roza a otro y se disculpa. El cizañero se acerca y dice: no, perdón las pelotas, papá! Lo tocaste mal, ¿o no? No sé, me parece que te desubicaste un poco. Creo que el señor, si es macho y las tiene bien puestas, te debería cagar bian a trompadas.

Coniencius: permanence junto a los mendicantes y ante la negativa de dar dinero de los transeúntes, argumenta de manera contundente: ¿como que no tenés monedas? Y bueno, dale dos pesos, no pasa nada. O: ah, no tiene dinero, pero para comprarse un vino re-re-re-rico de 23 pesos sí tiene. No sea garca, tome un vino de 15, que también es rico, y entreguele a esta pobre nena de 7 años que hoy no ha comido nada, los 8 pesos restantes. Y por favor, deje de hacer el numerito del pelotudo que toma vinos copados.

16 jun. 2008

Horrorskopo!!

Nacidos entre el 12 de febrero y el 17 de marzo, personas bastante comunes.

Salud: le empieza a salir un líquido raro del ombligo, raro y feo. Escucha cada vez menos y no tiene sensibilidad en las piernas. Sobre todo cuando le pega a la pelota.

Amor: tiene muchas expectativas en esto nuevo que ha comenzado, y le duran-las expectativas-hasta las once y media, más o menos.

Dinero: es expulsado del sistema ese del monotributo y no puede cobrar lo que le deben del último trabajo que hizo hace tres meses. Se queda paralizado pensando que hacer. Prende la tele y come un flan solo. El flan solo, y usted solo.

Sorpresa: llega su tía de Ramallo y se le instala en su casa una semana. Se tiene que hacer unos estudios médicos muy feos. Algo con caca. Ella dice mucho “material fecal”. Pero es caca.

Sexo: casi casi casi hace la cosa, pero pasó algo a último momento. Algo que usted dijo no sonó bien y la chica cambió de idea. Siga intentando. Le aviso que le va a doler.

Deportes: se anota para jugar al Polo obrero, que es igual que el Polo, pero con ponys. Y en un lugar un poco peligroso.

Cara: sigue siendo muy feo de cara, no hay nada que hacerle. No es la cámara de fotos, ni la luz ni nada. Usted es muy feo de cara.

Actividades prácticas: arma un cenicero con un disco de vinilo derretido en el horno. La forma aterroriza a su hijo Duilio que ahora lo mira-a usted-y llora. Su señora lo acusa de pelotudo.

Velas y palermidades: si, otra vez cae en la trampa y compra objetos diseñados por personas perturbadas. Velas, batiks y veladores con formas papales.

Salud: le detectan una enfermedad en las uñas. Ahora escuchará de manera hiperamplificada, el crecimiento de sus uñas: cri-cri-cri.

Amor: le presentan a alguien y de los nervios se toma dos botellas de vino. La presentada está aún más nerviosa y se mete seis gin tonics. Usted quiere acercar posiciones y se pasa al gin tonic. Ella quiere bajar un cambio y se sube al vino. Los dos se ponen insoportables y los dueños de casa se arrepienten del proyecto. Ella se desmaya en un sillón y usted hace lío tratando de hacer fuego en el horno con unas maderas que encontró en un armario que vaya a saber por que anduvo revisando.

Dinero: nunca tiene. Trabaja, factura, cobra, corre, sube, baja, imprime, graba, ajusta, retoma, toma, toma, guarda, está seguro de guardar los cambios, acepta, chequea, todo, todo lo que le piden, incluso lo que le pide Hitler, todo, pero plata, lo que se dice plata, no tiene.

Sorpresa: se suprimen los sábados para intentar mejorar el país. Hay que poner el hombro o esto se cae. Además, se reparten los mutantes, uno por casa.
A usted le toca uno que cree que es Burt Reynolds.

13 jun. 2008

63 Casamiento

Aquí mismo y ahorita, usted rompe a martillazos el chanchito de su hijo. Parece que ha tocado fondo, pero eso es harina de otro costal. Ah! Ahora el señor es un granjero que tiene costales! No, no, perdón. Observa con cara de Hugo los ahorros de su hijo: cinco monedas de un peso, dos de cincuenta centavos y una moneda aplanada que pusieron juntos en la vía del tren hace unos años.
También aparece entre los escombros del chanchito, una cosita medio rara con forma de triángulo escaleno. Ah! El señor sabe lo que es escaleno!
Mira todo, se suena los mocos-por que usted tiene ese único don, el de hacer sonar los mocos-y llora mucho, como un sauce. Ah! El señor sabe algo de árboles!
Su parte fuerte lo ayuda a componerse y le recomienda apostar el tesoro de su retoño. Menos el triángulo escaleno. Eso lo puede canjear por otra cosa en el parque Rivadavia.
Se le presenta el angustiante problema del número.
Entonces arranca para un recital de rock barrial, uno con mucho barro. Hace la fila, se compra el disfraz de rocketer y se mezcla con los alborotadores que cantan consignas incomprensibles sin rima y sin nada.
Se apalanca dentro de un grupo muy compacto, que emite sonidos guturales y parecen anestesiados. Se va relajando y se plancha profundamente.
Se le arma un Leprosaurio, un terrorífico dinosaurio con lepra que lo persigue a toda velocidad en una fiesta de casamiento.
Un grupo de mujeres se toma a golpes de puño, en el momento en el que la novia lanza el ramo de flores. Algunas militan en el peronismo caníbal y se arrancan partes mientras cantan la marcha. Aparece un norteamericano que habla muy bien el español, y muy rápido, pero un poco afectado.
En la pista de baile, un grupo de zombies políticamente correctos toma serecol con fitoesteroles, y cuentan los problemas que están teniendo con la DGI.
Usted le entrega un regalo a un niño muy bodrio: lo Inscribe en el monotributo y le entrega dos talonarios de facturas. Ahora se pasea por el desierto de arena y está solo, no hay nada, y sin embargo, escucha todo el tiempo el momento en el que arranca el motor de la heladera.
Se despierta en el instante en el que el grupo de fans sub-normales piden el bis. Arremeta a los codazos, que a ellos les gusta, frotese un poco con las rockeras barriales flequilludas, gane la puerta, reivindique a Chabán a grito pelado y corra, corra, corra a apostar!! Ingrese en la casa de quiniela más cercana y pida el 63. Mañana podrá comprar cosas, muchas cosas. Ya le avisé.