30 sep. 2007

CURRICULUM VITAE OTRO EXTRA

DATOS PERSONALES

Nombre y Apellidos : Pichichi
Fecha de nacimiento : 7 de noviembre de 1948
Lugar de nacimiento : Trelew
D.N.I. número : 9.666.078
Dirección : C/ Corder King nº 3, 2º B - 090909 Bodriax -Teléfono : 43-876 Email: Pichichi@moctezuma.com

FORMACIÓN ACADÉMICA

1948 Su primer acción consiste en comerse el meconio, por lo que queda al borde de la muerte. Lo salvan casualmente, pero le queda mal sabor de boca para siempre.
1949 Cumple un año y lo festeja en lo de la tía Loly, que parece tuvo el mismo problema al nacer.
1952 Asiste a clases particulares de inglés. Su madre quiere que usted aprenda a hablar inglés antes que castellano.
1953 Lo visten de manera pomposa y ridícula. Tapadito y Guillerminas de su hermana. No lo nota.
1954 Aprende piano y danza. Junta bronca infantil.
1955 Visita una cañonera paraguaya con la maestra de segundo grado.
1956 Presencia accidentalmente los fusilamientos de José León suarez y le agarra bastante cagazo. Descubre que las balas matan.
1957 Intenta recuperar su infancia perdida. Juega al balero, a la payana y a las escondidas. En lo oscuro, toca a una amiguita de su prima que se ríe de nervios.
1960 Se prepara para entrar de lleno en la década del sesenta, con una gorrita.
1962 Realiza su primer viaje en solitario. Se toma el sesenta a Tigre.
1966 Ve como pasa la década de la joda y de garchar y usted no garcha ni se divierte. Sigue juntando bronca.

TITULOS Y ESTUDIOS SUPERIORES

1966 Escucha un disco de rock y le agarra sueño.
1967 Conoce personalmente a un tal Allen Ginsberg o algo así, y le parece un pobre tipo que está drogado. Lo ayuda a tomarse un taxi en la ciudad de Chuquisaca. El tipo vomita todo el taxi. Una esquirla le salpica los tamangos.
1967 Le toca hacer la colimba. Hace guardias imaginarias, le enseñan a gritar como a un hombre, y algunas cosas más, todas muy útiles.
1968 Anda dividido entre la política y el rock. Es demasiado serio para el rock y bastante boludo para la política. Recala en el mundo del teatro.
1968 En su cumpleaños número veinte, termina de escribir su autobiografía.
1970 Se prepara para entrar de lleno en la década del setenta, con una gorrita.

IDIOMAS

1986 Aprende a imitar a los delfines y a las focas.
1987 Puede hablar francés como Cortázar hablaba castellano, con la erre un poco gaga.
1989 En castellano se descubre que anda medio mal. Utiliza menos palabras que un mono norteamericano.
1990 Se prepara para entrar de lleno en la década del noventa, sin gorrita.
1992 Tiene una novia extranjera, de Suiza. Todos le dicen “la suiza”. Como no habla español, no se sabe si es muy piola o muy boluda. Pero es una bomba, asi que nadie protesta.
1995 Habla como sordo mudo y le sale bien. Su padre le pega un castañazo por mal educado.
1999 Imita la tonada del interior cuando está en el interior y se hace el cheto cuando lo invitan a un country. Lo que no le sale bien es el acento cheto del interior. Ese que es como de hijo de chacarero.
Se interesa por la vida de Rasputín.

EXPERIENCIA PROFESIONAL

1977 Le tocaría por edad, meterse en la lucha armada, pero no está tan seguro de que sea lo suyo, entonces pone un bar de swingers.
1983 Inventa el olor a piano. A nadie le importa.
1982 Intenta conseguir trabajo de falso italiano, en televisión. Pero faltan unos años para el éxito del falso extranjero televisivo.
1986 Se enoja con todo, incluso con las formas geométricas.

EXPERIENCIA DOCENTE

1984 Quiere ser alfabetizador en un barrio carenciado, pero los pibes lo bardean. Usted los perdona porque sabe que ¿que? Si, sabe que son victimas del sistema.
1986 Ofrece clases particulares de ruidos raros.
Se lava las manos. A nadie le importa.

OTROS CURSOS Y SEMINARIOS

2002 Se ilusiona con el equipo de Bielsa.
2006 Se ilusiona con el equipo de Pekerman.
2010 Se ilusiona con el equipo de Basile.
2014 Se ilusiona con el equipo de Bianchi.
2018 Se ilusiona con el equipo de Troglio.

INFORMÁTICA

1992 Hace un curso en Ilvem para estimular su cerebro. Fracasa y le devuelven el dinero. Se va muy contento, lo considera una victoria y se toma el día. Toma un helado y lee los diarios en la biblioteca nacional. Se duerme al sol en un sillón. A nadie le importa.
1995 Conoce el escaner. Se escanea la cara, las llaves, la mano derecha.
Le avisan que escanearse mucho trae cáncer. Se hace estudios para quedarse tranquilo. El estudio del cáncer de próstatata le gusta un poco. Lo repite un par de veces por las dudas.
Se lava las manos. A nadie le importa.

OTROS DATOS DE INTERÉS

Hombre casado, divorciado y vuelto a casar. Con la próstata intacta, por ahora.
1996 Prueba andar en bicicleta sin manos por la avenida Belgrano. Al pasar por el departamanto de policía se cae frente a la garita. El policía queda cofundido y lo reprime con gas paralizante.

REFERENCIAS

2002 Tiene un amigo suyo personal propio.
2009 Algo le hizo crac en el marote. Puede ser un garrotazo de la gente del nuevo jefe de gobierno electo por abrumadora mayoría. A nadie le importa.

29 sep. 2007

12 sep. 2007

73 Hospital


Se le acabó el dinero y recuerda que su única fuente de ingreso real es el juego, más precisamente, laqui-nela. Intenta elegir el número ganador, pero está perdido, no conecta. Entonces se va a acostar a la camuchi, para que se le aparezca la clave. Se prepara, se tapa, gira en su eje, se intenta relajar, pero no hay manera, anda muy despabilado. Entonces se levanta, y se va a lo de su abuela a charlar, para empezar a aflojar. La escucha hablar sobre los precios de los vegetales y sobre asuntos médicos de una amiga de ella a la que usted no conoce. A continuación concurre a una muestra de infografías en el museo del implante dental, pasea con un grupo de turistas por la calle Paunero y escucha atentamente al guía turistico, que habla en Japonés, pero nada, sigue muy arriba. Toma pastillas que le roba al marido de su madre, y asiste a una charla debate sobre alimentos balanceados para peces tropicales. Luego concurre a misa y agrega unas copitas de algo. Pero parece que todo esto genera el efecto contrario y ahora está endemoniado. Quiere meresunda, quiere ir a un prostíbulo a hacer cosas raras con dos chicas, le tiembla el párpado y corre a un departamento privado, atendido por señoritas de muy buen nivel, que ofrecen un servicio completito libre de participaciones, eso le prometen. Corre, corre, topetea gente y pisa baldosas flojas escupidoras, pero no le importa nada. Finalmente está en la camuchi, con las dos chicas y se duerme plácidamente. Si, está agotado y se duerme, todo no se puede. Se le arma un señor parecido a Carlos Sacaan, que sostiene un libro de carne blanca. Al escribir en él con un punzón, cada letra sangra un hilito de sangre. Carlos le lee lo que va escribiendo y son cosas terribles sobre su madre. Usted le pregunta si no le parece que está un poco grandecito para seguir hablando de sus tocos con su mami, y Carlos llora algo negro. Entonces llegan dos apostoles no muy famosos, Duilio y Nectarin, con caras de sabios y joysticks listos para jugar a algo. Todo el suelo está tapizado de bichos bolitas, hechos bolita y al pisarlos crujen como la san puta. Comienzan a hablar y a quejarse de las pisadas. Tenemos que llevar a los heridos a un hospital en Gonzalez Catán antes de que todo se descontrole, porque hay mucha bronca con nosotros. Nos regalan helado de figuritas para el camino y una música hecha con bocinas de autos gasoleros.
Pídale ayuda a las chicas por el asunto de la erección, algo rapidito, oculte, niegue, mienta, pongase un gorrito bolchevique y corra como un demonio a jugar a su casa de quiniela amiga, que hoy es el día bisagra de su vida.

11 sep. 2007

HORRORSCOPO!! (6)

Nacidos entre el 12 de mayo y el 13 de junio:
Frankensteins albinos

Salud: si, tiene granos bastante fuleros, casi son seres vivientes independientes, pero están ahí, en su cara. Corra, camine, haga pesas, su cuerpo seguirá siendo una pena. No le digo que no haga, pero acepte la realidad, su cuerpo no va a cambiar.

Dinero: le ofrecen un trabajo muy bien pagado y luego se lo sacan. Le ofrecen otro no tan bien pagado y luego se lo sacan. Le regalan una barrita de cereales en una promoción callejera y luego se la come, a la barrita. Cree que ganó algo, que ya se hizo el día. Para premiarse, se toma un tubo de vino de mediana calidad.

Amor: pasan los días, las semanas, los siglos, y no pasa nada. Usted se pregunta en voz alta ¿nunca más volveré a garchar algún ser viviente? algo!
Por ahora, no. Mejor haga foco en lo suyo: ir de aquí para allá con unos papeles en la mano, medio apurado.

Vida social: tiene que ir a cenar con una pareja amiga. Todo el numerito completo: mala onda con el mozo por parte de las señoras, degustación del vino con cara de entendido del marido de la señora amiga de su señora, conversación de bajo nivel acerca de la política local, y quejas finales porque el lugar era una estafa.

Carácter: tiene dudas acerca de si la gente lo respeta o no. Cuándo se sincera con usted mismo, sabe que no, entonces, trata de evitar esa situación.

Religión: anda con ganas de creer en esas cosas de la reencarnación y los ovnis, pero le da fiaca y sigue sin nada.

Mascotas: Ahora está con eso de tener una mascota. Mire que hay que bañarlas, darles agua y comida, y eventualmente, atacan. Es mucho más que una planta. Hacen caca y pis. Se enferman ¿Seguro que lo quiere? Bueno, se lo llevo.

Llamadas: Recibe dos. Una es de una señorita que le informa que ha sido seleccionado para ser fiscal de mesa en las elecciones y que no se haga el vivo, que tiene que ir. La otra es de una empresa que le informa que le otorgarán una tarjeta de no-crédito.

Bettiana Blum: La empieza a seguir a la salida de un canal de televisión. La sigue implacable, cada uno de sus movimientos y anota todo en una libretita: hoy Bettiana tomó un cortado sin azúcar en un bar. Tenía puesto ese tapadito color lila medio peludito.

Mozos: pidales que no le escupan tanto la comida, o por lo menos, que se la escupan parejo y que eviten referirse a la omelette con el término “babé”, no muy cocida está bien.

Personalidad: se da cuenta de que su vestuario es poco personal, como que le falta un toque. Viaja a Salta a conseguir vinchucas y se hace un tapado muy lindo con cadáveres de vinchucas.

Deportes: trata de retomar lo de ir a jugar al fútbol con los deformes de sus amigos. Sigue siendo el peor y se pasa todo el partido explicando que hace 8 años que no juega, que no corre, es más, que estuvo en coma y que trajo australes para pagar la cancha.

Peronismo: alguien le dice que el peronismo es como el PRI mexicano y usted se queda turbado. Alguien le dice que usted, con el argumento de votar lo menos malo, es un maricotas, y se queda muy turbado.

El cerebro: flojo desempeño de este órgano tan importante. No es lo suyo. En usted es como el riñón o el páncreas. Está ahí, hace su trabajo y usted ni se entera.

10 sep. 2007

Otra experiencia científica.

El Doctor Arevalous alquila un departamento junto a las vías, en un primer piso. Prepara las siguientes caracterizaciones para intentar dejar traumas irreparables en los pasajeros que viajan en el tren, que pasa junto a la ventana. Coloca una cámara de video enfocada hacia los viajeros. Selecciona el ramal Retiro-Tigre, ya que lo considera el más utilizado por la clase media que concurre a terapia. Luego, al revisar el material grabado, cuadro a cuadro, podrá obtener valiosísima información científica que no compartirá con el mundo.
Comienza el día martes, realizando el número de Perkins con el cuchillo, vestido como su madre, acuchillando un muñeco de trapo. Lo hace 34 veces, por cada tren que pasa entre las 14 y las 18. Sobre el final lo hace realmente bien.
El día miércoles, cambia el objetivo, y se dispone a mantener relaciones sexuales, con una terapeuta amiga que acepta participar de la experiencia científica. Al público de cada tren, le ofrecen diferentes posiciones amatorias: el perrito, la carretilla, el monito albino, la sudadora, el chuku-chuku, das ist trinke nicht, el ramillete aleatorio, y algunas otras. Descubre que su colega está muy fuerte y se toma el asunto muy en serio.
Para el día jueves, el Doctor Arevalous prepara diferentes actos suicidas para los pobres y sufridos pasajeros del tren: el ahorcado, el tiro en la sien, el escopetazo en la boca, el electrocutado y algunas otras barbaridades.
El viernes el Doctor retoma lo de las relaciones sexuales, esta vez, con algunos animales vivos, y algunos seres humanos embalsamados, incluyendo una réplica del cadáver de Evita. Usa una máscara del Almirante Isaac Rojas y unas falsas manos de Perón.
El sábado el tren tiene menos frecuencia, y un público más exigente. Por lo tanto, el Doctor prepara un falso palco de Ezeiza, y se caracteriza del pelado ese asesino de anteojos negros y fusil. Lo realiza 12 veces. Sobre el final, agrega un muñeco al que sube de los pelos.
El domingo, consigue dinero falso y se pasa la tarde vestido como Tío Rico, encendiendo habanos y cigarillos con billetes grandes, de 100 dolares y 100 pesos.
Para el lunes, el Doctor está como loco, y sale a la ventana a quemar un ataúd de la Unión Civica Radical. Quema 54. Para los últimos 12, se le suma un colega, el Doctor Goldsman, caracterizado de Deolindo Felipe Bittel.
El martes, se enfunda en un traje de Yeti con medias Ciudadela marrones y se acuesta en una reposera a mirar un atlas del mundo. El sol le produce una erección importante que el Yeti exhibe orgulloso.
El miércoles comienza a viajar gente en el tren, en busca de la experiencia científica. Le sacan fotos y se realizan las primeras filmaciones tren-balcón. El recorrido es incorporado en las guias de turismo y el tren se convierte en un lugar imbancable. Se vende sushi al paso y vinos varietales de distintas bodegas. Se escucha música electrónica y de hijos famosos de músicos famosos.
El Doctor pide regresar a la clinica nuevamente.

5 sep. 2007

Comiendo por un sueño (2)

Segunda participante: Marta Pekula, de Neuquén.

Menú: jamón crudo y pancitos con Moscatto (3)
Tortilla de papas y chorizo a la pomarola.
Osobuco con tuco.
Panceta en tiritas (6)
Calamar gigante frito (3)
Piure y picoroco (4)
Panqueque con dulce de leche
Vino blanco de la casa (3)
Pionono
Patxarán (3)

Marta Pekula se asegura, pide helado y se aplica medio kilo de granizado de chocolate con pasas al rhum y medio kilo de crema americana con cascotes de chocolate y nueces. Un último chupito de Tequila, y prepara su grabador profesional. Lo deja en rec-pause, y se desmaya.
Una hora después, Marta Pekula murmura y se agita entre las sábanas, sus pulsaciones están altas, suda mucho, y finalmente, se incorpora horrorizada. Su aliento es preocupante. Manotea con dificultad el grabador, y libera la pausa.

A continuación, lo que se trajo Marta Pekula:

“…Llamo por teléfono a mi ex novio y me confunde con su actual novia, pero me dice igual que como me decía a mi: hola mi pastelito de poxiran! Salgo desnuda a la calle y el gobierno está sacando las veredas para que los autos tengan más lugar. Un portero me avisa que me olvidé de vestirme y aprovecho para cagar en su vereda recién baldeada. Le dejo el regalo que tiene forma de flor federal y el tipo me acusa de terrorista. En otra calle hay una inundación y los autos flotan y se chocan entre sí. Encuentro un control remoto gigante y una taba. Caen chupetes para bebés desde torres de control y albinos con colmillos regalan cigarrillos de endivias rellenas con lombrices vivas. Me persigue un Pato Serrucho y su cuidador me dice que es un animal en extinción y que en realidad se llama Mergus octosetaceus, pero que en realidad se llama Juan Carlos, pero que en realidad se llama juan Carlitos. Vomito sobre Juan Carlitos y le digo: no te extingas, hijo de puta! Peleála un poco más, pato de mierda!! Después escucho por teléfono a mi novio, otra vez y me doy cuenta de que se casó con una mujer sin estar enamorado, de puro cagón y se lo digo, pero no me escucha, hasta que se me derrite la oreja, que es de cera…”

Gracias, Marta Pekula, por participar.

3 sep. 2007

La experiencia científica.

Durante una semana un hombre llamado El Dr. Carlos Arévalous se caracterizó de diferentes personajes cada día, sumergiendose en el subte a mendigar. Los resultados fueron los siguientes:
Lunes: El Dr. Carlos Arévalous se prepara para interpretar a un linyera profesional. Guantes sin dedos, atado con palito, sobretodo con pitucones y sombrero andrajoso. Opta por la linea “D” ya que considera que es la que transporta a más integrantes de clase media culposa.
Avanza caracterizado por los vagones, baja, sube, para un rato en el andén de la estación Bulnes y actúa incoherentemente. Esto asusta un poco a los pasajeros, pero al finalizar el día, ha recaudado 27$.
El día martes, el Doctor sube la apuesta, y agrega a su disfraz, unas mutilaciones falsas: pierna y brazo. Esta vez, lo recaudado llega a los 57$.
Miércoles: Y el Doctor se prepara para representar el número del músico malo. Malo de verdad, de hecho, el Doctor no es músico. Pide prestado un violin y se lanza a la estación Carranza. Toca al lado de la boletería, en el andén, y después pasea de vagón en vagón. Genera odio pero la gente sabe que no es su culpa. Que la culpa es del sistema. La recaudación llega a 75$.
Para el día Jueves: El Doctor está de ánimo para encarar la dificilísima interpretación de un payaso pobre. Obtiene algunos ropajes de su madre, maquillajes de su asistente y llega en la hora pico a la estación Olleros. La recepción no es buena, su número tampoco, pero es parte de la investigación científica. Tiene el primer altercado con dos niños payasos pobres verídicos. Es una cuestión territorial. La gente queda aturdida. Los niños han estado fumando Paco, y el Doctor recibe una paliza multicolor, de manos de los niños payasos pobres. Sus ganancias, de 42$ se desparraman por el piso. Alguna gente lo ayuda a juntarla. La escena es conmovedora. El Doctor llora y se babea. Recibe nuevas donaciones. Al llegar a Catedral, la suma asciende a 89$.
El Viernes es un día ideal para experimentar a fondo. La gente está contenta, sabiendo que el suplicio semanal llega a su fin. El Doctor desempolva un disfraz de niño gigante con traje del Chavo. Estación Juramento, 7 de la mañana. Interrumpe una asamblea de delegados gremiales, al grito de “no me simpatizan, no me simpatizan, chusma, chusma, prrrrr” Tiene que correr por las vias y perderse en un desvío. Decide retomar la experiencia en la estación José Hernández, una estación bastante rara. Arranca el número en el andén, consigue algunas sonrisas, de gente que no está bien, y las primeras monedas. Sube al tren, y pide, pide y pide. Llega a juntar 121$.
El Sábado, el Doctor está muy cebado con su investigación, y aprovecha que es un día tranquilo para caracterizarse de señora ahorrista estafada. Contacta a una mujer de Plaza Francia, que para abajo del gomero y le compra todo el combo: ropa, bijouterie plástica, una cacerola, los dos gatos atados con hilo Sizal, y una peluca rubia carré. La cosa le empieza a gustar, y prepara algunas canciones de protesta. A las 12 am, el subte está semi vacío. El Doctor arremete contra un cajero automático de la estación 9 de Julio. Canta y golpetea. Recibe el primer apercibimiento de las fuerzas represivas subterráneas. Cambia de estrategia, y pasea por los trenes. Habla solo, discute, y amenaza al aire. Grita a voz en cuello: el Bebé de Rosemary va a juicio!!! Y genera escozor en un pasajero desprevenido.
La ganancia es poca: 12$
El Doctor está fanatizado y el domingo invade la estación Callao, caracterizado de dramaturgo uruguayo pobre. Ropa holgada, barba rala y libros en la mano. Prepara un discurso muy confuso sobre el arte, las dos orillas y el brutal sistema capitalista que todo lo arraza. Reparte hojas en blanco, invitando a los pasajeros a crear. Mucha gente se la rechaza, pero muchos colaboran con monedas. Incluso una señora caracterizada de ahorrista, le entrega un billete de 2$ y un dibujito de un conejito.
Lunes: El Doctor está convencido de lo genial de su experimento y encara para la estación Facultad de Medicina, caracterizado de hombre de dos cabezas pobre. Pide, explica que fue utilizado para experimentos crueles en la Facultad y luego librado a su suerte. Se pasea por los trenes, y para dar más lástima, deja su cabeza falsa del lado de afuera al cerrarse las puertas. Grita, tironea y pide monedas. Al anochecer tiene 35$
El martes cierra su estudio, acepta que se ha convertido en un adicto y pide ayuda.

2 sep. 2007

Confieso que he bebido-13

Hoy: Portugal

Sentí la frenada, el motor apagarse y mientras intentaba abrir los ojos y hacer foco, escuché la voz del chofer, que me indicaba que ya estábamos en el aeropuerto.
Mi primera reacción fue la de atacarlo, pero la cercanía de dos robocops de la aeronáutica me contuvieron. Le pedí que me explicara cuál era mi situación, ya que no tenía ni la más remota idea de que hacía en ese aeropuerto. El hombre, un poco alterado, me entregó un sobre, con la espantosa letrita de Sikorsky.
Nos despedimos y me senté en una silla de ruedas para leer sus retorcidas palabras.
El asunto es que me encontraba en el aeropuerto de Goteborg, en Suecia y tenía que viajar de inmediato a Portugal, a visitar una bodega de estos señores gallegos encubiertos.
Con gran tristeza y sin el más mínimo recuerdo, avancé en la silla de ruedas a toda velocidad, hacia la aeronave y consumí una dosis doble de píldoras para viajar. Las ayudé a bajar con una Grappa-miel espantosa que me enviara mi amigo el Tanque Sisley desde el Uruguay. Ruidos raros, confusión y algo en los oídos. Por momentos, frío-calor y turbulencias. También un poco de olor a pancho.
Me espera el chofer de la finca de los hermanos De Souza. Un típico portugués, un poco gallego, un poco nuevo rico pobre, y comete el primer error. Me pregunta si me gusta el fútbol. Lo dejo hablar y repite las mismas cosas que se dicen siempre en Europa, un lugar en el que no hay club para Riquelme. Habla del Manchester, del Barcelona, del Porto…le pregunto si Portugal ha ganado algún mundial, y carraspea mirando feo por el retrovisor. Porque Brasil, la gran colonia portuguesa ganó cinco. Cinco mundiales! Ustedes me hacen acordar a los españoles: mucha teoría, mucha plata, compran jugadores y a los mundiales van de paseo! Prendió la radio, el limpiaparabrisas, y los faros antiniebla. El resto del trayecto fue muy agradable, marcando números al azar, de Japón, y preguntándoles a los que atendían, si eso era Japón, y que hora era por ahí. Logré dos charlas breves, pero intensas. Los costos corren por cuenta de Sikorsky, que insiste en las ventajas de entregarme un teléfono celular.
En la entrada me esperan Joao y Leao, los hermanos De Souza. Nos saludamos con fuertes apretones de manos, y palmadas muy varoniles en las espaldas. Esto arranca bien, son sólidos. Me presentan a dos de los esclavos que atienden la finca, y comenzamos con una vuelta de Oporto añejado en barricas de Cedro. No está mal. Repito y repito y repito. Recupero finalmente la vida en ambas piernas y para celebrarlo, les pregunto si tienen algo con más cuerpo. Un tercer esclavo aproxima una bandeja con copas diferentes, y de distintos colores. Un poco de esto y un poco de aquello. Tienen especial interés en que pruebe el vino de Madeira. Una vuelta, buchecito, gargarismo y cara de neurocirujano despegando un tumor con forma de pulpo, del cerébro de un bebé de 20 días. No está mal. Pero quiero chequear dos veces más, para despejar la x, que siempre está merodeando. Y entonces, miro a ambos lados, y contabilizo tres esclavos, los dos hermanos, y un vendimiero que descarga canastas con uvas, entonces, y para ir calentando, porque mi paciencia tampoco es infinita, les pregunto con la voz de Chipi el dragoncito, imitando a Calculín: el vino es de Madeira, al fútbol son iguales que los gallegos, y encima son pobres ¿por qué mejor no se anexan a Galicia y listo? Murmuraron algo pero no hubo reacción.
Llega otra ronda de Oporto, y como están con esas cosas de la Unión Europea y la mar en coche, se hace presente un grupo de Fado, esa música tan deprimente que tiene esta gente. Luego de media canción, una angustia terrible me carcome el alma, por lo cuál, resisto como puedo hasta el final, y mientras aplaudo les pregunto: ¿ustedes escucharon alguna vez algo de música brasilera? Hasta en eso les pasaron el trapo!! Brasil es una fiesta, y ustedes son muy amargos! Ahora si: agarraron el trirreme, llamaron a una trotona especializada, y recibí todo tipo de escarmientos de todo tipo de todo tipo.
Insistieron con vino blanco, que tenía una especie de gas, pero no tanto, y tuve que entrar con botines de fútbol, repetir, repetir, y repetir, porque la cosa se moría, fue entonces que me picó el paladar y enuncié:
Lo único bueno que tuvieron fue a Eusebio, que venía de una colonia y a Carmen Yazalde, que es nuestra. Fracasados!
Insistieron con lo mismo, no olvidemos que son gallegos. Entonces aproveché para decirles que había algo que no lograba entender: tuvieron colonias a las que saquearon durante siglos, y sin embargo, son pobres ¿que pasó? Debe ser el único caso de un país con pasado imperialista y esclavista, y que ahora esté como están ustedes. Por suerte somos vecinos de Brasil. Un país en serio, con 5 copas mundiales. Esto se ve que los hizo reaccionar un poco: me encorralaron, y vi acercarse a 3 policías de migraciones, a los hijos de Leao De Souza, a 3 ciclistas de esos con ropa apretada, claramente de degenerados sexuales, y a 1 periodista de los asuntos económicos, un tipo con anteojos con marco medio raro. Vamos, señores! Ahora si. Arriba, que me voy!!!!! Me aplicaron la mordedura de una Ibiracoa, me convidaron Kif y ahí todo cambió. Cachiporretas, morteros y flisflas. Tutús Marambás, picoretas y tellamotellamotellamomotellamo.
Sigue la música y llega la mesita de copetinos de cierre: licores incoloros y champagne de Portugal. Tengo miedo de amargarme con el champagne de esta gente, pero les doy crédito. Probamos, una vuelta, y una más. No está mal, pero me queda una duda y ya es tarde: en la segunda guerra mundial, no les tiraron ni una granada, y sin embargo, parece como si todavía estuviesen reconstruyendo algo, dejensé de joder!! Son como los discapacitados de Europa, al final!
La revolución de los claveles rojos, los claveles rojos! El rojo representa la sangre no derramada…mm, mmm…y la revolución no hecha ¿la representan en marrón, marrón cacouna? Ay, ay, la sangre, me baja la presión!
Los gallegos se bancaron la guerra civil aunque sea! Viva Galicia!!
Corrí 7 minutos, desnudo y sangriento, con la boca reseca, y los cachetes morados, sin embargo, pude apretar rec en mi libretita y grabar: El vino de Madeira es medio amarguete, pero no por la Madeira, que está muy bien. Y lo de la tristeza, les viene de acá. No hay nada que hacer.